Dinámica de fluidos computacional (CFD), ventajas y aplicaciones en procesos industriales

La dinámica de fluidos computacional (CFD) se ha convertido en una poderosa herramienta de ingeniería y diseño. Mediante ecuaciones de fenómenos de transporte, métodos numéricos y algoritmos, la CFD permite a los ingenieros simular y analizar el comportamiento de fluidos y gases en sistemas complejos. Las aplicaciones de la CFD son enormes y abarcan una amplia gama de sectores. Este artículo explora algunas de las principales aplicaciones industriales de la dinámica de fluidos computacional y cómo ha revolucionado los procesos de ingeniería.

El principio básico de la CFD es la representación del comportamiento de los fluidos mediante las ecuaciones de los fenómenos de transporte, que rigen los cambios en la cantidad de movimiento, masa y energía asociados a la velocidad, densidad y temperatura del fluido. Además, pueden incluirse otros fenómenos como las reacciones químicas y el arrastre de sólidos. Debido a la complejidad de los modelos CFD, su simulación se basa en el uso de métodos numéricos que discretizan las ecuaciones permitiendo resolverlas de forma aproximada mediante algoritmos computacionales.

Cuáles son las aplicaciones industriales de la dinámica de fluidos computacional (CFD)

Al crear un gemelo digital, el proceso CFD puede ayudar a las empresas a seleccionar la mejor geometría del reactor o las condiciones de funcionamiento del proceso, por ejemplo. Mediante la creación de prototipos virtuales, pueden estudiarse características clave para optimizar la eficiencia y el rendimiento de procesos industriales, como los de la acuicultura y el tratamiento de aguas residuales.

Leave A Comment

All fields marked with an asterisk (*) are required